Este viaje ha sido posible gracias a todos aquellos que me han guiado en el camino. 

Shokry Mohamed en 1991 me enseñó a escuchar y a soñar con otros ritmos (Compañía Hispano-Árabe de Danza), a hipnotizar dibujando la música con el cuerpo y me abrió los ojos a Egipto, su música y sus gentes. Gracias a Laila Rangel porque fue la primera bailarina que vi y no olvido su impacto. Gloria Alba me mostró los fundamentos de la técnica y me animó a viajar a El Cairo, siempre le agradeceré su apoyo y su dedicadión a la danza. Zaza Hassan (Francia), Momo Kadous (Alemania) y Jihan Kamal (EE UU) me hicieron soñar con ser profesional.
Desde 1995 resido en El Cairo y trabajo como bailarina con orquesta propia (gracias maestros) en las mejores cadenas hoteleras (Sheraton 95, Sofitel 95-96, Safir y Marriott Nile Maxim 96-97) He tenido le suerte de bailar hasta cinco veces por noche y de conocer a grandes artistas, he bailado para todo tipo de gente y mucho de lo que he aprendido proviene de ese duende espontáneo del pueblo egipcio. Gracias a Madame Bussi, Lubna, Hassan Folklore Troupe, Saffa, artistas que me enseñaron los folklores de Egipto, y en especial a la maestra Raqia Hassan por enseñarme lo que era raza, técnica coreográfica y folklore, pero sobre todo por mover cielo y tierra para quitar prejuicios y organizar Festivales Internacionales en el Cairo.
He tenido el honor de aprender con artistas como Luna Yatsulian, Nawal Ben Abdalla, Diana Tarkhan, Saida, Jillina (Bellydance Superstars), Breatrice Gronard, Músicos del Nilo, Nur Banú, Sherezade, Banafsheh Sayyad, y estoy experimentando nuevos lenguajes: Mira Betz, ejemplo de profesionalidad, técnica y arte, impresionantes sus talleres, Sharon Kihara, Rachel Brice, Mardi Love, Freyja… Gracias Farida Fahmy por mostrarme la sutileza y la elegancia y por bailar como un ángel.

También agradezco a mis compañeras de viaje por su inspiración y por compartir conmigo sus conocimientos, además de muchos buenos momentos: Tatiana Balashova, Alicia Cancel, Clara Bueno, Nesma, Cristiane Azem, Yhemel, Claudia Cenci, grandes artistas y mujeres valientes que apostaron por la Danza cuando había que explicar qué era "eso" que bailábamos. Y por supuesto a Tahia Carioca, Mona Said, Suher Kaki y a tod@s aquell@s que me inspiraron desde sus vídeos y películas.
Otro motor importante en mi camino es el entusiasmo y la espontaneidad de l@s que se incorporan a él. Desde 1998 enseño danza en distintas ciudades de España y Portugal, mientras que en Madrid instalo mis clases y festivales de alumnas, muchas de ellas profesionales. Me siento orgullosa de poder participar en vuestro viaje (Gema Velasco, que me recuerda dónde está lo importante; Shelzza, María Almendros, Rocío Peña, Rosa Basteiro, Nuria Rueda, Ana Isabel Moreno, Nadia Corazón, Elena Santa, Mar Aldudo, Sandra Salas...).
Parte de este camino también son mis estudios de teatro (Zulema Katz), contemporáneo (Paolo Ruschel, Sonia Sampayo, imprescindibles sus lecciones de anatomía, estiramientos y corrección postural), danza hindú (Gloria Mandelik, Tatiana Balashova, Bharatkesh) y flamenco (Escuela Pepa Guerra). He picoteado funky, jazz, africano y clásico. He estudiado distintas técnicas de desbloqueo corporal (quiromasaje, técnica metamórfica, reiki) y he aprendido mucho sobre la dinámica del cuerpo y he mejorado como persona practicando Yoga desde el 86 (hatha y kundalini, hoy en día en el Centro Avagar) y distintas técnicas meditativas como danzas sufíes ( Banafsheh Sayyed, gracias por tu inspiración y por enseñarme a girar), danzas de trance y yoga-danza (Raquel Baena y Aurora Pastor). Gracias a tod@s mis maestr@s por su infinita paciencia y generosidad.


Y el viaje continúa………..


©